By - - 1 Comment

Ahora que tengo su atención, los invito a descubrir como es que muchos llegaron a creer que el chocolate ayuda a bajar de peso y quizás que otras cosas más que circulan por la web.

Aunque la frase “No todo lo que Internet dice es cierto” suene un poco obvia para muchos, todavía hay gente que cree en muchas cosas falsas que circulan. Lo preocupante es que el origen de estas cosas falsas parecen ser publicaciones reales que aparecen en revistas científicas que no tienen ningún tipo de evaluación previa de un experto, por lo tanto uno puede publicar literalmente cualquier cosa. Sin ir más lejos ayer revisé el spam de mi correo institucional y tenía dos mails de una revista llamada “science publishing group” quien me invitaba a participar como editora accediendo a maravillosos descuentos y diplomas de honor impresos a todo color (yo, editora de una revista, si recién apenas estoy empezando mi doctorado). Decidí investigar un poco y muchas cosas empezaron a tener sentido para mí, como las noticia sin sentido de que el chocolate ayuda a bajar de peso.

Para entender de dónde salen estas revistas en las que se puede publicar “cualquier cosa” debo contarles un poco de historia. Antiguamente para poder acceder a las publicaciones en las revistas tradicionales era necesario pagar una suscripción, así llegaba semanalmente la revista física a la casa o a la Universidad. El principal problema para los editores de dichas revistas era seleccionar entre los miles de artículos que llegaban cuál merecía ser publicado y esto podría llevar a malas prácticas como “voy a seleccionar esta publicación porque el autor me cae bien”. Gracias a la masificación del Internet se crearon las revistas electrónicas, y el problema de la cantidad de publicaciones por edición se terminó. Algunas de estas revistas piden pagar por suscribirse, otras que son libres para los lectores, le cobran (los dos ojos de la cara) a los investigadores por publicar (y uno paga porque vale la pena publicar en una revista de renombre). Es aquí donde algunas personas encontraron la oportunidad de un nuevo negocio: crear revistas científicas donde prometen tener un evaluador y cobrar un módico precio.

Pero que hay de malo en esto se preguntaran. Al parecer la promesa de un evaluador riguroso no es cierta, un buen ejemplo de esta situación, es que personajes como Maggie Simpson (¡sí! la hija de Homero Simpsons), junto a Kim Jong Fun y Edna Krabappel publicaron en este tipo de revistas (llamadas revistas “depredadoras”):

paper

Otro ejemplo es el del australiano llamado Peter Vamplew quien se cansó de recibir spam en su correo electrónico proveniente de “International Journal of Advanced Computer Technology” por lo que mandó un paper titulado: “Get me off Your Fucking Mailing List” que en palabras bonitas significa: “Sacame de tu maldita lista de mails” (Aquí un enlace a Wikipedia con más información). La publicación tiene 10 páginas de esta misma frase repetida incluyendo algunas bonitas gráficas:

paper2

Ven, cuando les dije que se puede publicar literalmente de todo no exageré, es cierto que este artículo fue aceptado pero Peter Vamplew finalmente decidió no publicarlo para no pagar el cargo por hacerlo. Claramente la promesa de evaluar los artículos es absolutamente falsa. Otro ejemplo es el descubrimiento de una cura para el cáncer extraída de líquenes, publicada por Jhon Bohannon, quien envió este trabajo, lleno de errores a 340 revistas online y un 60% de ellas lo aceptó para ser publicado. Jhon además participó en un documental sobre lo fácil que es decir una estupidez alimenticia, aparecer en todos los medios y salir impune. Aquí hicieron un estudio clínico real, pero sin significancia estadística, lo que implica que las conclusiones no son válidas. Los resultados encontrados: El chocolate amargo ayuda a bajar de peso (Aquí les dejo el artículo el cual fue sacado de la revista una vez dada a conocer la noticia que el estudio esta mal hecho). Estoy segurisima que más de una amiga en facebook alguna vez compartió una noticia del estilo y estaba feliz porque podía comer chocolate para bajar de peso (y yo preguntándome cómo diablos no bajaba de peso si como chocolate como condenada -_-, tirón de orejas para mi!).

El problema grave ocurre cuando la gente que escribe en periódicos, revistas o blogs de divulgación no se da el trabajo de revisar la fuente de estos estudios y comparte a través de los medios de comunicación información falsa, que los lectores la mayoría de las veces creen a ojos cerrados, y aquí tirón de orejas para todos porque deberíamos ser más críticos con lo que leemos. Aunque a veces uno suena soberbio al decir “muéstrame el artículo publicado y en que revista para creerte” es algo que de verdad le da crédito a la información que se está divulgando.

Como resumen les dejo las moralejas de esta nota:

– Tengan pensamiento crítico, sobre todo si lo que están leyendo viene de una fuente “desconocida”.
– Si no está publicado en una revista con evaluador ¡duden!, es posible que no todo sea mentira, pero en general si una investigación es seria el científico paga para que se publique en la mejor revista.
– El chocolate amargo no ayuda a bajar de peso.
– La lista 2015 de revistas online que pueden publicar literalmente todo: http://scholarlyoa.com/publishers/

Fuentes, más información y alguno de los artículos mencionados:

http://www.proyectosandia.com/2015/05/chocolate-adelgaza.html

http://www.proyectosandia.com/2015/05/paper-review-el-dios-de-los-cientificos.html

http://www.scs.stanford.edu/~dm/home/papers/remove.pdf

http://scholarlyoa.com/2014/01/02/list-of-predatory-publishers-2014/

https://www.sciencemag.org/content/342/6154/60.summary

http://aperito.org/journal/j_articles/23